Las matriculaciones de vehículos siguen la tónica con la que acabó el 2019. En el mes de enero, se han matriculado 174 coches en la provincia, por los 180 que se matricularon en el mismo mes del 2019. Especialmente, han caído las matriculaciones en vehículos particulares un 7,81%, 118 por los 128 vehículos del 2019.

Por tipo de combustible, se han matriculado 78 coches de gasolina, un 11,36%, caída que se une a la caída de la matriculación de vehículos diésel, un 2,86% menos con 68 matriculados. La buena noticia está en los vehículos eléctricos e híbridos, que han experimentado una subida del 27,27%, con 28 coches.

En Castilla y León, la bajada es más pronunciada, siendo del 8,4% con respecto al año anterior. Por provincias, la única que sube es Salamanca, con 240 vehículos matriculados, un 18,2% más. Por otro lado, la caída más pronunciada es la de Ávila, con 163 coches por los 206 de 2019, casi un 21% menos.