Ya lo vaticinó a lo largo de la semana el técnico local, Fran García, cuando dijo que el partido frente a Girona tendría una dificultad máxima. Sus halagos a la plantilla del club catalán, del que dijo es el más fuerte de toda la competición, no iban desencaminados. El Girona ha dado este sábado toda una lección de baloncesto en el pabellón Angel Nieto, dominando el juego a placer y dejando clara su superioridad desde el primer minuto.

El partido comenzó con el Girona dominando ambas zonas. En ataque infalible y con una defensa presionante que forzó innumerables errores del conjunto naranja. Al término de los 10 primeros minutos el partido ya estaba claramente decantado para el Girona con un penoso 4 a 21.

El resto del partido, no tuvo mayor historia. El Zamarat trató en pasajes muy concretos del encuentro de maquillar el resultado pero ni por esas. Nunca encontraron su mejor juego, fallonas en ataque e impotentes en defensa.

Las cifras lo dicen todo, un tiro triple convertido de 19 lanzados. No mucho mejor en tiros de dos, con 10 canastas de 42 intentos.

El Girona, que además vino muy diezmado a Zamora con solo ocho jugadoras, lo hizo casi todo bien. Mendi alcanzo los 15 puntos, Ajdukovic los 12 y Sykes se quedó con 11.

Por las naranjas, la más efectiva en ataque fue Dornstauder, con 10 puntos, seguida de Felixova, con 7.