El teatro Principal de Zamora registró ayer un lleno absoluto en la presentación del documental “La Soledad del Escultor” sobre la vida y obra de Baltasar Lobo, realizado por el periodista Agustín Remesal y promovido por la Fundación que lleva su nombre en colaboración con el Ayuntamiento de Zamora y la Fundación Caja Rural de Zamora, con motivo de la conmemoración del 25 aniversario de la muerte del escultor. Un documental “realista”, como lo definió el propio Remesal, realizado a lo largo de más de un año en los distintos lugares en los que vivió Lobo y tras un arduo trabajo de documentación, que plasma la vida del escultor desde sus primeros pasos en Cerecinos de Campos, hasta el culmen de su carrera creativa en París.

En la realización han colaborado reconocidos profesionales zamoranos como José Luis López Krahe y Jesús Caramanzana con grabaciones y entrevistas en los distintos lugares que jalonaron y marcaron la vida de Lobo. Desde las llanuras y los palomares de Tierra de Campos, sus primeros pasos en el taller de Ramón Núñez en Valladolid, la formación en la Escuela de Bellas Artes de Madrid con una beca de la Diputación Provincial, los avatares de la Guerra civil y su militancia antifascista, el exilio desde Barcelona a tierras francesas y finalmente su estancia en París donde entabló amistad con algunos de los más importantes creadores de aquella época, como Picasso, donde destacó como integrante de la denominada “Escuela de París” y fue reconocido como uno de los grandes escultores del siglo XX.

El trabajo recoge también su periplo vital a través del rescate de una documentación gráfica no muy abundante puesto que Lobo nunca quiso conceder entrevistas ni prodigarse en la vida social parisina -lo que ha hecho más arduo en trabajo de recopilación documental-, y multitud de entrevistas con las personas que le conocieron y galeristas que contribuyeron a la promoción y expansión de su obra. Agustín Remesal destacó especialmente las aportaciones de la profesora de la Universidad de Valladolid, María Bolaños, como biógrafa y una de las mayores expertas en la obra de Lobo, y del arquitecto zamorano Francisco Somoza como principal colaborador en el proceso de traída de la obra de Lobo a Zamora, además de autor del proyecto de remodelación del Castillo y jardines donde se ubica una la obra de gran tamaño del escultor.

La proyección del documental estuvo precedida por la intervención del alcalde y presidente de la Fundación Baltasar Lobo, Francisco Guarido, quien puso de relieve la labor desarrollada por corporaciones anteriores para que Zamora contara con el legado del escultor, con un reconocimiento expreso a las gestiones realizadas por el entonces alcalde, Antonio Vázquez, y los concejales Angel Macías, Pedro Roda o Alberto Castro, así como la hermana del escultor, Visitación Lobo.

El alcalde ratificó también el compromiso de la actual Corporación con la memoria y la obra de Baltasar Lobo, fruto de lo cual son los actos de conmemoración de este 25 aniversario de su fallecimiento y el proyecto de creación de un nuevo centro que alberge la mayor parte de su obra, y en el que se emitirá de forma permanente el documental presentado ayer par que los visitantes conozcan la vida y obras del escultor en toda su dimensión. Pero Guarido quiso destacar también la faceta humana de Lobo como hombre de izquierdas, activista y comprometido con su ideas que luchó contra el fascismo durante la guerra civil en España, vivió también los avatares de la segunda guerra mundial en Francia y fue un gran defensor del feminismo.

Tras la proyección del documental intervino la presidenta de la Asociación de Amigos de Baltasar Lobo, Concha González, quien puso de manifiesto lo mucho que queda por hacer todavía para cumplir el compromiso de Zamora con el escultor y su legado, y pidió la máxima colaboración institucional para la dotación de un verdadero museo ubicado en el edificio de la antigua Diputación Provincial de la Rúa de los Francos, que pueda albergar la mayor parte de las esculturas custodiadas hoy en el Museo Provincial, pero no expuestas al público, y sirva además como referente en la difusión y promoción de la obra de Baltasar Lobo.

Finalmente Agustín Remesal dio detallada cuenta del arduo trabajo realizado y los miles de kilómetros recorridos, desde Madrid a París, Caracas, Zurich o Praga, para recuperar la gran cantidad de material recogido y las muchas horas de grabación para poder elaborar el documental de 58 minutos de duración que tras esta presentación en Zamora se proyectará en la sección no oficial de la Seminci de Valladolid, a mediados del próximo mes de diciembre se emitirá en el espacio “imprescindibles” de La 2 de TVE, y ha recibido ya varias peticiones para su difusión en otros festivales cinematográficos. Remesal agradeció la gran acogida y el interés mostrado por los zamoranos en esta presentación y recordando la coincidencia de las dos efemérides que conmemora la ciudad este año, como son el 25 aniversario de la muerte de Baltasar Lobo y el 50 aniversario de la de León Felipe, anunció que ya ha comenzado a trabajar en otro documental sobre el poeta de Tábara.