Llueve sobre mojado… otra vez

Hace aproximadamente tres años, en esta misma columna, escribí una que titulaba “a Zamora no la quieren en Asobal”, o algo similar.Quizás alguno de ustedes la recuerden. Tampoco sé cuál era el título exacto. Bien es cierto, justo reconocer y recordar que el MMT esa temporada bajó por deméritos propios, porque no obtuvo el rendimiento de resultados esperado y deseado; sí, es verdad, hay que entenderlo y admitirlo así…

Pero no es menos cierto que hubo detalles por aquel entonces, circunstancias concretas y puntuales, que nos hicieron arrugar la nariz y sospechar ciertas “cosas”. Así lo reflejé, porque así lo pensaba, sinceramente. “Los intangibles” que comparto de vez en cuando con alguno de los componentes del staff del club zamorano: una tarjeta azul de expulsión en un partido clave al hombre-eje por un supuesto lanzamiento de 7 metros a la cabeza del meta rival ¡que se movió¡, un resultado altamente sospechoso y raro en la siguiente jornada entre dos rivales directos, arbitrajes con decisiones que en determinados momentos sonaban a extrañas, etc, etc…

Eso hace tres años. Repito. Y se bajó porque no se dio la talla en los marcadores sobre la pista.Eso que quede claro, insisto. Al día de hoy, ACTUALMENTE, miren, casi que creo y pienso que está volviendo a suceder algo similar, “esta película me suena que ya la he visto”.Faltan, cuando desgrano estas líneas por la pantalla del ordenador, seis jornadas para el final de la competición de liga; es decir, 12 puntos por ventilarse para cada uno de los 16 equipos. Los puestos de descenso están ahora mismo en un abanico de sólo 2 puntos y tres equipos implicados, de los que uno se salva y dos se condenan.

Antes de seguir, me viene a la memoria, en este momento, uno de esos “intangibles” de los que hablaba más arriba. Me cuentan, y posteriormente lo he comprobado, que lo de las retransmisiones televisivas tampoco es equitativo ni se mide a todos por igual. Sí, es una televisión privada, vale, de las que lógicamente pone su propia pasta, y que cada jornada retransmite varios choques. ¿Saben ustedes, y está demostrado con los datos, que el equipo de Asobal que menos se ha expuesto a la televisión, que menos ha aparecido en pantalla en directo, es el MMT? Pero sensibles e importantes diferencias con otros equipos. ¿Dónde queda, por ejemplo, la consideración a los patrocinadores, a todos, eh?…Me hablan que algún otro equipo, más de uno, prácticamente triplica las veces que se han pasado por televisión sobre los zamoranos… Pues eso, “intangibles”….

El MMT, después de mil y un vaivenes a lo largo de toda la temporada, se encuentra ahora mismo, con la Copa por decidirse y esas seis jornadas para acabar la competición. Su calendario es durísimo, peliagudo, complicado, muy complicado: de esos seis partidos cuatro serán en casa, ¡pero qué cuatro¡: Cuenca, el todopoderoso FC Barcelona que acaba de ser eliminado de la Champions, Granollers y Anaitasuna, que tendrá, digo yo, ganas de revancha; es decir, equipos que se están jugando algo (salvo el líder) y por arriba. Resta visitar las canchas de Irún y Guadalajara, que también tiene algo en juego. Esto es como aquello del circo, se acuerdan, “más difícil todavía”…Pues eso.

Pero, oh curiosidad, se da la coincidencia (eso es un capricho del calendario, que quede claro) que uno de sus rivales en la lucha por eludir el descenso, quien peor lo tenía hasta ahora, Frigoríficos Morrazo, bajo mi punto de vista ¡es quien mejor lo tiene para salvarse de la quema¡. Al margen de vencer al MMT con dos acciones controvertidas en los últimos segundos del partido (que volvieron a caer del lado contrario al de los intereses zamoranos), Cangas tiene que recibir al otro implicado, Puerto Sagunto (antepenúltima jornada) y al que está justo por encima, Puente Genil, ya parece que a salvo (en la última). Y entre medias tiene que visitar a “sus vecinos” del Teucro.

¿Entienden ahora el porqué del título y encabezamiento de esta columna de hoy? La concluyo como la inicié, “llueve sobre mojado… otra vez”, o no?