Este último tramo de la Semana Santa se sigue presentando incierto en la capital zamorana en cuanto al tiempo se refiere.

La Agencia Estatal de Meteorología mantiene la previsión de lluvias para el viernes Santo, aunque la previsión de que se puedan producir precipitaciones baja del 100 al 80%.

El sábado parece ser un día de transición.  Mejoran las perspectivas y desaparece el riesgo de lluvia que pudiera interferir en las actividades que se desarrollan en la calle.

Es, sin embargo, una situación pasajera, ya que el Domingo de Resurrección vuelve la posibilidad de que llueva, aunque los servicios meteorológicos reducen esa probabilidad hasta el 60%.