Los 13 centros concertados católicos zamoranos pertenecientes a Escuelas Católicas Castilla y León han iniciado el curso 2018-2019 con 5.336 alumnos en sus aulas, representamdo en la provincia de Zamora el 25,6% del total. Un dato con el que los representantes se muestran satisfechos ya que simboliza la “confianza que proviene de nuestros rasgos diferenciadores como el buen clima social, formación en valores, atención personalizada, estabilidad del profesorado, e impulso para formular el proyecto de vida de cada alumno”, ha explicado hoy el secretario autonómico de Escuelas Católicas Castilla y León, Leandro Roldán Maza,

Los 13 colegios zamoranos forman parte de una comunidad educativa regional formada por 100.128 alumnos, una cifra que supone el 28,5% de representatividad en la educación de Castilla y León, con un total de 181 centros y 9.000 profesionales (519 en Zamora) -entre docentes y personal de administración y servicios-. Estos números se mantienen estables con respecto al curso anterior y demuestran de nuevo la confianza que depositan las familias de la comunidad en la educación de calidad y valores que ofrecen sus centros.

Los representantes de los centros educativos zamoranos de Escuelas Católicas Castilla y León se reúnen esta tarde para tratar temas relevantes para los directores y titulares, tales como las novedades legislativas que este curso afectan a los centros de la comunidad o las propuestas de formación de profesorado y directivos programadas para este curso por la patronal, como la Jornada Deportiva EMDE, el X Congreso TIC previsto los días 16 y 17 de noviembre

La patronal de estos centros, Escuelas Católicas, volverá este curso a “defender el modelo de conciertos educativos como garantía de libertad de elección de las familias y seguirá trabajando para mejorar la excelencia pedagógica de sus instituciones y centros educativos”.

La prioridad de todos sus colegios, según ha declarado Nieves Andrés Pinto, presidenta de la delegación de Zamora de la patronal autonómica son el “crecimiento integral de la persona y el desarrollo de sus competencias”. Por eso, reafirman su “compromiso con la calidad educativa fundamentada en su experiencia, capacidad de adaptación y su oferta de educación integral que otorga a los alumnos los valores positivos y la preparación académica y personal que les permita desarrollar sus capacidades intelectuales, sociales, afectivas, morales y religiosas”.

La presidenta de la delegación de Zamora de la patronal autonómica también ha querido hacer hincapié en los cuatro pilares sobre los que se asientan: idiomas, innovación pedagógica, tecnologías y compromiso por la convivencia contra el acoso escolar.

REIVINDICACIONES. PÉRDIDA DE UNIDADES

La última resolución de conciertos de la Consejería de Educación de Castilla y León deja en los centros de Escuelas Católicas 4.278 unidades para el curso 2018-2019, con una reducción de 18 unidades con respecto al curso anterior. En Zamora son 239, dos menos este curso. Escuelas Católicas Castilla y León lamenta esta “continua pérdida de unidades y la falta de creación de nuevas unidades de apoyo, muy necesarias en todos nuestros centros. Lo más positivo para el avance y progreso de la calidad educativa y la libertad de elección de educación es el crecimiento y no la supresión de unidades para que las familias puedan seguir eligiendo la educación de sus hijos”, han demandado.

PRESUPUESTO «JUSTO» EN LA PARTIDA DE OTROS GASTOS

Desde Escuelas Católicas Castilla y León insisten también en defender un “presupuesto digno y justo para educación concertada, ya que es una educación de calidad, complementaria, necesaria y elegida por una amplia mayoría de las familias. Para garantizar la libertad de elección de centro la patronal demanda una justa financiación de conciertos”.

Por este motivo, denuncian que el presupuesto dirigido a la concertada “continúa sin incrementarse lo suficiente”. La partida general de Otros Gastos (que se destina al pago del personal no docente, al equipamiento necesario para la labor educativa y al mantenimiento del centro: luz, calefacción, reparaciones ordinarias…), sigue siendo “insuficiente” ya que los costes reales del funcionamiento de un centro educativo son deficitarios. “En este momento los colegios concertados de Castilla y León sólo reciben el 50% de lo necesario para cubrir los gastos de mantenimiento y funcionamiento de la actividad educativa”, lamentan.