Estas pasadas navidades fueron mucho más especiales para los trece quintos de la localidad de Villaralbo que pusieron fin a su año con los bailes de Nochebuena, Navidad y Nochevieja.

“Todo empezó en noviembre con las cencerradas… aquellas noches de los viernes entre risas y música recorriendo el pueblo y compartiendo nuestra alegría con los vecinos y la compañía de algunos que revivían sus propias quintas disfrutando con nosotros de esos momentos de diversión, nos sirvieron de entrenamiento para lo que todos esperábamos con ilusión… unas fiestas de Navidad y de fin de año inolvidables”, han expresado los jóvenes protagonistas.

Según explican, los preparativos y la celebración de este evento le ha permitido además retomar “un contacto más intenso y cercano entre compañeros de colegio que después de tantos años compartidos, habíamos tomado rumbos distintos”.

Una celebración que llega a su fin para dar paso a la siguiente quintada con el deseo de los quintos del 2000 de que “ojalá esa alegría y cordialidad que se respiraba en el ambiente perdure a lo largo de todo este año 2019”.