Los regidores municipales de los 13 ayuntamientos pertenecientes a la zona básica de salud de Aliste propondrán a lo largo de las dos próximas semanas un proyecto de reordenación sanitaria alternativo al propuesto por la Junta. Una propuesta que tendrá a su vez que contar con el apoyo de los vecinos de cada pueblo.

Los alcaldes consideran que la barrera que no se puede franquear es el cierre de los consultorios, aunque tampoco están de acuerdo en que estos queden en manos de enfermeras en lugar de médicos, como se refleja en la propuesta de la Junta.

De todas formas, los alcaldes de la zona básica de Aliste están a la espera de recibir el plan de reordenación de la Junta completo para saber qué respuesta dar a la Consejería de Sanidad. Los regidores municipales, al menos, han visto con buenos ojos las declaraciones efectuadas por el gerente regional del Sacyl en las que condicionaba la aplicación de este plan a la existencia de un consenso con los alcaldes.

No entienden tampoco los alcaldes que la Junta haya decidido experimentar con Aliste, como si la comarca pudiera servir de banco de pruebas para el resto de la comarca sin importar los efectos que estas pruebas puedan tener en los vecinos.