Es un acto simbólico con el que cada año se da por iniciada la celebración

Los balcones del ayuntamiento de Zamora exhiben, también este año, los reposteros de las diferentes cofradías de la Semana Santa de la capital.

Cada año, la colocación de los reposteros en la fachada del Ayuntamiento es un signo que refleja el inicio de la celebración que arrastra a un gran número de zamoranos y concita el interés de miles de visitantes. En esta ocasión, los símbolos de las cofradías no anuncian que empiezan los desfiles procesionales, suspendidos con motivo de la crisis sanitaria desatada por el coronavirus, pero sí representan “la superación de los ciudadanos ante la actual adversidad y consolidan la fuerza social para encarar el futuro”, como expresa en sus redes sociales el alcalde de Zamora, Francisco Guarido.

Los reposteros permanecerán en los balcones del Ayuntamiento todo el periodo en el que habitualmente se celebra la Semana Santa, aunque en esta ocasión no podrán ser admirados por los ciudadanos de forma directa.