Los drones de la Dirección General de Tráfico ya vuelan por los cielos de la provincia de Zamora vigilando los comportamientos de los zamoranos al volante. Dos aparatos capaces de vigilar comportamientos inadecuados en la conducción a varios kilómetros de distancia y que son capaces de identificar una matrícula de un coche o si el conductor lleva puesto el cinturón a más de 500 metros.

El subdelegado del Gobierno en Zamora, Angel Blanco, ha explicado esta mañana que los drones sobrevolarás las carreteras de la provincia este lunes y mañana martes “completando la vigilancia que de forma habitual realizan los agentes del subsector de Tráfico”.

Su misión, ha querido explicar, no es la de “poner multas, sino ayudar en la seguridad vial y en la prevención de conductas de riesgo”.

Los drones que estos días vigilarán las carreteras provinciales no están diseñados específicamente para controlar la velocidad de los conductores, como si fueran radares, ha insistido el subdelegado, “sino más bien para detectar conductas contrarias a la norma, como el uso de móviles mientras se conduce, no llevar cinturón de seguridad, adelantamientos indebidos, o no respetar las distancias de seguridad con ciclistas o peatones”.

El piloto de uno de estos drones, Juan Manuel Gamo, ha subrayado por su parte que estos aparatos tienen una autonomía de media hora en vuelo y que son capaces de distanciarse de su controlador más de 500 metros. Su principal característica es que están equipados con una cámara de vídeo muy potente capaz de escudriñar en el interior de un vehículo, por ejemplo, a más de 500 metros de distancia.

La presencia de estos drones en los cielos de Zamora no será permanente, dado que la presencia de estos aparatos responderá a una programación de carácter regional que llevará a los drones a los lugares que más necesiten de vigilancia, como actos con mucho público, lugares especialmente peligrosos para la circulación, emergencias y operativos de tráfico especiales.