FOTO: Embalse de Cernadilla

Hay presas, como las de Valparaíso o Castro, que a estas alturas de verano superan el 94%

Un invierno y una primavera excepcionalmente lluviosa y un moderado descenso en el consumo de agua por el confinamiento y la paralización de comercios y establecimientos hosteleros han hecho que los embalses de la provincia muestren un aspecto espectacular. A las puertas del mes de julio y ya en verano están al 88% de su capacidad, una cifra espectacular muy alejada de la mostrada por los pantanos zamoranos otros veranos, en los que difícilmente se llegaba a sobrepasar el 55%.

Por lo general todos muestran unos porcentajes insospechadamente altos. Castro y Valparaíso están al 94% de su capacidad, Villalcampo al 93%, Agavanzal al 89% y Ricobayo, al 75%, un porcentaje sensiblemente más bajo pero lógico a la vista de la enorme capacidad de almacenamiento de agua del embalse del Esla.

En total los embalses zamoranos acumulan a estas alturas de año más de 1.384 hectómetros cúbicos de agua.

Aunque formalmente el embalse de Almendrá no se incluye en la relación de embalses zamoranos y se sitúa en el listado de pantanos charros, lo cierto es que el hecho de que haga de frontera con la provincia vecina también tiene una vital importancia para algunas localidades zamoranas. En este caso, Almedra muestra un porcentaje de llenado del 88% y acumula 2.204 hectómetros cúbicos.