El cielo zamorano ha brillado en un sinfín de fuegos artificiales en una calurosa noche de domingo para decir adiós a las Ferias y Fiestas de San Pedro 2019. El Duero se ha vuelto a iluminar, un año más, bajo el estruendo pirotécnico para poner el broche de oro a diez días de alegría, diversión y música en las calles.

Han sido muchos los zamoranos los que han salido de sus casas para disfrutar del espectáculo que se refleja en las aguas del río. Un fulgurante momento lleno de luz y color que ha terminado con el aplauso de los ciudadanos que dicen adiós a un San Pedro que nos ha dejado un sinfín de recuerdos y unas calles llenas a rebosar.