Los mayores de Castilla y León, entre los más activos de la Unión Europea

La región se coloca en sexto lugar por delante de países como Alemania, Francia, Bélgica o Italia

Las personas mayores de Castilla y León están entre las más activas de los 28 países de la Unión Europea. Este es una de las principales conclusiones que arroja el ‘Índice de Envejecimiento Activo en Castilla y León 2018’, que esta mañana ha presentado la consejera de Familia e Igualdad de Oportunidades en el marco de la reunión de la Sección de Mayores del Consejo de Servicios Sociales de Castilla y León.

Alicia García ha señalado que “los resultados tan positivos en relación al envejecimiento activo que señala este informe no responden a la casualidad sino que son fruto de la apuesta de la Junta de Castilla y León por la mejora constante de la calidad de vida de las personas mayores de la Comunidad a través de una atención centrada en la persona, en su autonomía y en sus preferencias, dentro de una nueva forma de entender el envejecimiento activo en la que la persona es la protagonista de su proceso de envejecimiento”. Todas estas políticas se encuentran recogidas y coordinadas a través de la ‘Estrategia de prevención de la dependencia para las personas mayores y de promoción del envejecimiento activo 2017-2021’.

¿Por qué Castilla y León ha elaborado este Índice’

El ‘Índice de Envejecimiento Activo’ es un informe que tienen desarrollado a nivel europeo los 28 países de la Unión Europea, incluida España. Ninguna comunidad autónoma española, salvo el País Vasco que hizo un informe en 2014, tiene calculado su Índice, motivo por el cual las comparaciones que realiza el índice de Castilla y León son con las medias de los países de la Unión Europea y con la media de España.

Aun así, Castilla y León ha decidido embarcarse en la elaboración de este Índice, que es la primera vez que realiza, en un claro compromiso con los mayores de la Comunidad y por conocer cómo están funcionando las políticas de envejecimiento activo que se están desarrollando por parte del Gobierno autonómico en estos últimos años, ya que este Índice se configura como una herramienta de análisis y valoración útil que refleja la realidad del envejecimiento activo de las personas que viven en un territorio y ayuda a seguir impulsando políticas de calidad para las personas mayores.

¿Qué es el Índice de Envejecimiento Activo y cómo se calcula?

El objetivo del cálculo del ‘Índice de Envejecimiento Activo (IEA) de Castilla y León’ es la obtención de una medida comparada con la media nacional y el resto de países del entorno europeo acerca del potencial de las personas mayores de 55 años para tener un envejecimiento activo y saludable, que sirva como radiografía de la situación del envejecimiento activo en un territorio.

El cálculo de este índice se realiza a través de cuatro dimensiones que agrupan 22 indicadores y cada dimensión tiene un peso porcentual en el índice. De esta forma, las dimensiones son empleo (con un peso del 35 %), participación social (del 35 %), vida independiente, saludable y segura (con 10 %) y capacidad y entornos apropiados (con 20 %).

Todos los datos relacionados con estas dimensiones y sus indicadores se obtienen de numerosas fuentes estadísticas entre las que destacan las del INE mediante diversos índices, encuestas y coyunturas; estadísticas oficiales de la Unión Europea de Eurostat; encuestas y estadísticas propias de la Comunidad de Castilla y León, a lo que se han sumado casi 3.600 encuestas a personas mayores de 55 años en las nueve provincias de la Comunidad.

Conclusiones del ‘Índice de Envejecimiento Activo en Castilla y León 2018’

La consejera de Familia e Igualdad de Oportunidades ha desgranado las conclusiones que arroja el Índice de Envejecimiento Activo en Castilla y León. La primera de ellas es que los mayores de Castilla y León están entre los más activos de Europa. Castilla y León tiene un índice de Envejecimiento Activo de 39,6 puntos (en una escala de 0 a 100) superando en 6 puntos la media española (que es de 33,6 puntos) y en casi 4 puntos la media europea (que es de 35,7 puntos). Esto quiere decir que la Comunidad está entre los países de la Unión Europea con el índice de envejecimiento activo más elevado superando a estados como Alemania, Francia, Bélgica, Austria o Italia. De esta forma, sólo se sitúan por delante Suecia, Dinamarca, Países Bajos, Reino Unido y Finlandia, lo que supondría ocupar la sexta posición a nivel europeo y en comparación directa con el conjunto de los países, no de territorios concretos.

Otra de las grandes conclusiones es que Castilla y León supera en todas las dimensiones de análisis del ÍEA los valores medios alcanzados por España y supera la media de la Unión Europea en las dimensiones de participación social, vida independiente y capacidad y entornos apropiados.

Una tercera conclusión destacable es que todas las provincias de Castilla y León se sitúan muy por encima del Índice de Envejecimiento Activo Nacional y superan también la media europea. Los resultados por provincia son en Ávila 39,7; Burgos 40,9; León 37,9; Palencia 39,1; Salamanca 39,4; Segovia 41,4; Soria 42,5; Valladolid 39,9 y Zamora 39,1. No hay grandes diferencias entre ellas y Soria y Segovia presentan mayor puntuación debido a la importancia que en el índice tiene en la dimensión del empleo, con un 35 % del total.

En función del sexo, los hombres registran un mayor valor con 41,3 frente al 36,4 de las mujeres, debido principalmente a que los hombres presentan indicadores más altos en la dimensión de empleo que es la que más peso tiene en el índice. Tanto hombres como mujeres en Castilla y León presentan un índice superior a la media nacional y europea.

Por último también es muy destacable que los municipios de Castilla y León tienen también un Índice de Envejecimiento Activo superior, tanto a la media estatal como a la media europea.

Políticas de envejecimiento activo

La consejera se ha referido a la relación que existe entre el papel destacado que ocupa Castilla y León en envejecimiento activo a nivel europeo y las políticas comprometidas con las personas mayores que ha desarrollado la Junta de Castilla y León en estos años, “apostando por que la persona sea la protagonista de su propio envejecimiento y ofreciéndoles herramientas y apoyos para que ese envejecimiento sea lo más activo posible”.

Para ello la Junta cuenta con un Plan Integral de Envejecimiento Activo y con una Estrategia de prevención de la dependencia para las personas mayores y de promoción del envejecimiento activo, Estrategia en la que se encuentran, bajo la marca del ‘Club de los 60’ con 330.000 socios, todas aquellas actividades en favor de la promoción de la autonomía personal y prevención de la dependencia dirigidas al mantenimiento y a la mejora del bienestar físico, social y mental de las personas mayores, con el objeto de favorecer su capacidad funcional y vida independiente durante el mayor tiempo posible.

Entre los programas para personas mayores que incluye el ‘Club de los 60’ para el envejecimiento activo destacan el ‘Programa de viajes’ con cerca de 33.000 plazas para 34 destinos nacionales e internacionales; el ‘Programa de Termalismo’ con cerca de 2.200 plazas; el ’Programa Interuniversitario de la Experiencia’ que ha cumplido 25 años y tiene casi 5.000 alumnos; el ‘Programa de Acercamiento Intergeneracional’ que benefició en 2017 a casi 6.000 personas, o los programas de promoción del asociacionismo en el medio rural que apoyan a las más de 2.590 asociaciones de mayores de la Comunidad.

Junto a esto, y a nivel local, Alicia García ha señalado que en 2017 se llevaron a cabo casi 7.500 actividades de envejecimiento activo en la Comunidad, un 6 % más que en 2016, en las que participaron 190.600 personas, un incremento del 11 %, es decir 20.000, con respecto a 2016.

En cuanto al contenido de los talleres, destaca que uno de cada tres tienen por objeto la actividad física, y estos representan el 31 % del total de los talleres impartidos, seguido por los talleres de conocimiento y adquisición de habilidades, con un 22 % del total. También se impartieron talleres de capacitación para la vida diaria, estimulación cognitiva y otras actividades. En lo que respecta al número de participantes en los talleres impartidos, casi la mitad se centran en la promoción de la actividad física, que han sido los que más aceptación han tenido, con más de 30.000 participantes, un 43 %, y con casi 20.000 participantes, el 28 %, en talleres de conocimiento y adquisición de habilidades. Su participación es mayoritariamente femenina, con un 88,7 %, frente al 17,3 % masculino. Prácticamente ocho de cada diez personas mayores que participan en los talleres son mujeres.

Junto a esto, hay que recordar que la Junta de castilla y León en el ámbito del empleo, como elemento importante del Índice, está apostando por el empleo dirigido a parados mayores de 55 años. En este sentido, en los acuerdos del Diálogo Social del pasado 15 de febrero se puso en marcha un Plan especial 2018-20 con más de 60 millones de euros de la Junta, que podrían acercarse a los 80 millones con la aportación de las corporaciones locales y que podrá beneficiar a entre 7.500 y 8.500 parados mayores de 55 años.