La delegada del Gobierno en Castilla y León, Mercedes Martín, destacó hoy en su visita al nuevo cuartel de la Guardia Civil en Manganeses de la Lampreana, la efectividad de este cuerpo no solo en la resolución de delitos sino también en la prevención.

Para la representante del Gobierno de España en Castilla y León, “nuestros pueblos confían en su guardia civil, quieren y respetan a sus agentes y eso es para mí un motivo de orgullo. No es para menos. Los zamoranos tienen que saber que viven en una de las provincias más seguras de España”.

La tasa de criminalidad es de 26,7 infracciones penales por cada mil habitantes. Esto es justamente veinte puntos por debajo de la media nacional (46,7) y eso que España es uno de los países más seguros de la Unión Europea, añadió.

“Además”, ha destacado Mercedes Martín, “la Guardia Civil consigue mantener estas tasas en una provincia azotada por el problema de la despoblación, con muchos pueblos escasamente poblados. Siempre digo, y aprovecho para repetirlo, que la colaboración ciudadana es básica en nuestros pueblos para evitar infracciones penales o para esclarecer estos delitos si se han llegado a cometer. Pero la Guardia Civil prefiere, como es lógico, prevenir la delincuencia. Que no se produzcan. Una llamada al 062 ante cualquier circunstancia que les parezca extraña, lejos de molestar a nuestros agentes, puede ayudar a evitar la comisión de un ilícito penal. La Guardia Civil prefiere comprobar una falsa alarma que tener que investigar un delito ya cometido. Fundamentalmente, porque el mal ya está hecho”.

La delegada ha destacado también que, “pese a todas las complicaciones señaladas, pese a las bajas cifras de delincuencia de las que partimos, los robos con fuerza en las cosas han disminuido durante 2019 con respecto a 2018 en un 6% en el territorio de la Guardia Civil de Zamora, el ámbito rural”.

“Y lo ha hecho”, ha continuado señalando, “pese a que entre los años 2012 y 2018, con el anterior Gobierno, cayó en picado el número de agentes en nuestra comunidad autónoma. La Oferta Pública de Empleo no daba para más”.

En el transcurso de la visita realizada al cuartel de Manganeses, que ha servido para inaugurar las instalaciones, han estado presentes también el general de la XII Zona de la Guardia Civil en Castilla y León, Clemente García Barrios; el alcalde de Manganeses de la Lampreana, Juan Carlos Bueno; el subdelegado del Gobierno en Zamora, Ángel Blanco, y el coronel jefe interino de la Comandancia de la Guardia Civil de Zamora, Manuel Rodríguez, entre otras autoridades de la comarca y de la provincia.

Según recordó la delegada del Gobierno, cuando en 2018 se supo que la Guardia Civil de Zamora se iba a ver obligada a desalojar a sus efectivos del puesto de Manganeses de la Lampreana debido a las malas condiciones del edificio en el que prestaban servicio, no sólo esta localidad, también otros ayuntamientos de la zona, se activaron para evitar que nada pudiese poner sobre la mesa la posibilidad de cierre de este puesto de la Guardia Civil.

El ayuntamiento de Manganeses ofreció el local en el que ahora se instala el cuartel, en la Plaza de España, número 5, frente a la iglesia. Funcionaba entonces como sede de la asociación Las Flores que era, además, la propietaria del inmueble. Según ha explicado Mercedes Martín, “el Ayuntamiento no cejó en su empeño de ofrecer a la Guardia Civil un inmueble adecuado y propusieron a la asociación cederle otro local a cambio del suyo”.

En consecuencia, la Guardia Civil ha permanecido en Manganeses de la Lampreana, en una ubicación más céntrica que la anterior, ya que el viejo cuartel se encontraba en las afueras del pueblo, a unos 350 metros de las primeras casas.