Los Tercios se encuentran ya acampados junto al río Duero preparando todo lo necesario para recrear mañana sábado y el domingo el denominado Milagro de Empel.

Las orillas del río, a la altura de la playa de los Pelambres, se han convertido en pocos minutos en un pequeño espacio que recuerda cómo se vestía y vivía en 1585, momento histórico en el que se produjo la batalla entre el ejército holandés y el Tercio Viejo de Zamora.

Las tiendas en las que se refugian los soldados están ya montadas, mientras en su entorno se preparan las lanzas y espadas, se limpian las corazas y se saca brillo a los yelmos.

Son pocos los que pasan la noche en las tiendas, dadas las bajas temperaturas que se esperan para este fin de semana en Zamora, pero aun así los campamentos tienen todos los detalles, ya que la organización ha previsto este año un concurso de campamentos en el que el jurado valorará la implicación de los grupos de recreación a la hora de exhibir el material y las actividades que desarrollan cara al público. Se puntuará tanto la fidelidad histórica, como la interacción con el público, el material y la originalidad.