El candidato socialista a la Presidencia de la Junta, Luis Tudanca, estuvo hoy arropado en Burgos por el Presidente del Gobierno y Secretario General del PSOE, Pedro Sánchez, y cientos de personas en el acto oficial de presentación de la candidatura a la Presidencia de la Junta de Castilla y León.

En su intervención, fue contundente al sostener: «Me niego a dejarles a mis hijas un mundo peor del que me dejaron mis padres». De esta forma, y con esta idea, desgranó sus intenciones políticas si la ciudadanía le otorga su confianza ante las elecciones autonómicas que se celebrarán en mayo.

En su discurso Luis Tudanca también señaló que «proponiéndonos lo imposible es como hombres y mujeres hemos logrado siempre lo posible» por lo que se dirigió a todos los que abarrotaron el recinto del Fórum Evolución y aquellos que siguieron su intervención en directo a través de las sociales al afirmar que; «ninguno de nosotros es tan fuerte como todos nosotros juntos».

Tudanca recordó que el largo camino recorrido ha servido para construir un partido «unido» en torno a un proyecto «sólido», lo que sitúa al PSOE de Castilla y León preparado para «recuperar el Gobierno de Castilla y León». Asimismo, quiso dejar claro que “ahora está donde quiere estar, en Castilla y León, peleando por el futuro de la Comunidad y dejándonos juntos la piel».

En su intervención, reivindicó que el proyecto que encabeza representa la «única alternativa decente, moderada y sensata», pero, a la vez, “reivindicativa y con voz propia”. El líder socialista no se olvidó del mayor problema de la Comunidad, la despoblación. En ese punto apostó por incrementar la voz de Castilla y León porque, dijo, «esta es una tierra que no quiere ser más, pero que tampoco va a tolerar ser menos que nadie», afirmando que el “gran culpable de esta situación es el PP, que ha gobernado 30 años la Comunidad”.

Tudanca repasó la situación y las propuestas socialistas respecto a los servicios públicos, la sanidad o la educación planteadas en esta legislatura. Así, se refirió al “caos en la gestión sanitaria, a las elevadas tasas universitarias o a continuos vaivenes de la Junta en la política de empleo público”.