El Balonmano Zamora tenía hoy su primer encuentro de liga contra el BM Torrelavega. Un choque contra un rival que se presentaba difícil de batir como así ha sido.

Los pistacho iniciaron el partido con ganas pero los cántabros demostraron que su pista es una de las más complicadas de la temporada. Con una portería sobresaliente y un buen juego ofensivo, los locales fueron por delante durante toda la primera parte llegando al descanso con ventaja de 15 a 10 en el marcador.

Tras el paso por vestuarios, los zamoranos regresaron al parqué con ganas de aprovechar cualquier fallo de los de Torrelavega pero éstos volvieron a mostrar su potencial ampliando la ventaja en el electrónico. Los de Leo Álvarez siguieron intentando engancharse a un partido que finalmente fue para el conjunto local por 27 a 22.