Esta semana los aspirantes de ‘MasterChef’ elaborarán un plato libre con carne en 60 minutos, utilizando las técnicas que han aprendido en estos dos meses y medio de formación. Pepe Chuletón, experto en carnes, les explicará cómo se trata correctamente este producto. Habrá doble premio para el mejor aspirante de esta prueba: recibirá el delantal dorado, que le dará la inmunidad en ese programa, y su plato se incluirá en la carta del Restaurante MasterChef durante todo el verano.

Después, las cocinas de ‘MasterChef’ se trasladarán a los jardines de la catedral de Zamora, ciudad que ostenta el título de Capital Europea del Románico. Los aspirantes cocinarán un menú por equipos, ambos capitaneados por el mejor de la prueba anterior, para 60 ganaderos y agricultores de la zona. Servirán hummus de manzana asada con sesitos o steak tartar de ternera de Aliste, entre otros manjares que elaborarán con productos típicos de la tierra avalados por Tierra de Sabor. Tendrán que ser muy aplicados, porque el jurado valorará el trabajo de manera individual. Además, el cocinado estará supervisado por los chefs Pedro Mario Pérez y Óscar Pérez, dueños del restaurante El Ermitaño, el único con estrella Michelin de esta provincia.

Martín Berasategui, el chef español con más estrellas Michelin (10), será testigo de la prueba de eliminación. Los delantales negros se batirán en duelos por parejas. Un aspirante seleccionará una campana y, tras descubrir el plato que tendrán que cocinar, escogerá un compañero con quien quiera competir. Quien lo haga mejor estará salvado y subirá a la galería; el peor tendrá que enfrentarse al siguiente duelo y escoger nuevo contrincante y otra campana.