Más de trescientas personas con parálisis cerebral y sus familias procedentes de todas las provincias de Castilla y León se dieron cita este pasado sábado 8 de junio en la Plaza Mayor de Toro para reivindicar el impulso de las ayudas a las personas con discapacidad gravemente dependientes en el XVIII Día Regional de la Parálisis Cerebral.

“Se ha avanzado mucho, pero aún queda mucho por hacer, para garantizar que el Grado III de dependencia cubra las necesidades de esta colectivo, que cuenta con grandes necesidades de apoyo y que actualmente están costeadas muy por debajo del coste real del servicio que se presta desde las entidades”. Así lo puso de manifiesto, Luis Ángel Perez Sotelo, el presidente de la Federación ASPACE de CyL, que junto a la presidenta de Sanagua ASPACE Zamora, dieron la bienvenida a todos los presentes.

Un evento que unió a las nueve asociaciones de parálisis cerebral de Castilla y León bajo un mismo objetivo: mejorar la calidad de vida de las personas con parálisis cerebral y la de sus familias.