La Concejala de Igualdad y Desarrollo Económico del Ayuntamiento de Zamora Adoración Martín ha visitado esta mañana los talleres “Arquitectas del Mundo” que se desarrolla en el Museo Etnográfico de Zamora (MECYL) impartido por la empresa Mini2AC a cargo del Arquitecto Alberto Alonso y la Educadora Ana Alfonso, con motivo del Día Internacional de la mujer y la Niña en la Ciencia que conmemora la ONU hoy lunes 11 de febrero.

En total, 35 alumnos y alumnas del Colegio de Educación Infantil y Primaria Gonzalo de Berceo y 38 alumnos y alumnas del Colegio Divina Providencia, han participado durante este lunes en los talleres.

Bajo el título “Invertir en las mujeres y las niñas en la ciencia por un crecimiento verde incluyente” la ONU señala en su comunicado que “La brecha de género en los sectores de la ciencia, la tecnología, la ingeniería y las matemáticas (STEM) persiste desde hace años en todo el mundo. A pesar de que la participación de las mujeres en las carreras de grado superior ha aumentado enormemente, estas todavía se encuentran insuficientemente representadas en estos campos”.

La Concejala de Igualdad Adoración Martín ha querido hacer suya la máxima del Secretario General de Naciones Unidas António Guterres: “Velemos porque cada niña, en cualquier parte del mundo, tenga la oportunidad de alcanzar sus sueños, crecer con arreglo a su potencial y contribuir a un futuro sostenible para todos”.

Precisamente, estos “Talleres para Niñ@s Arquitectas del Mundo” se enmarcan dentro de las acciones positivas en materia de Igualdad que lleva a cabo el Ayuntamiento de Zamora y su propósito es el de dar conocer el papel de las mujeres arquitectos en la sociedad y concienciar sobre la igualdad para el desarrollo de cualquier tipo de actividades profesionales, creativas o laborales.

Entre los objetivos que se marcan estos talleres están los de descubrir y conocer la vida de las arquitectas anónimas haciendo participar a los niños y niñas en sus vidas y obras; acercar la arquitectura a los más pequeños, fomentando la igualdad de género en todos los ámbitos de la vida laboral y social; establecer relaciones de cooperación entre los adultos y la infancia; utilizar el juego como herramienta para experimentar, aprender y generar actitudes críticas y responsables; y potenciar el desarrollo personal, el trabajo en equipo, la cooperación y colaboración, además de aprender valores como la tolerancia, la responsabilidad, el esfuerzo, la superación, la paciencia y la perseverancia.