A partir del próximo 12 de octubre, las visitas a la gasolinera tendrán una complicación añadida. Los productos con los que habitualmente llenamos los depósitos de nuestros vehículos pasarán a tener logotipos y nombres completamente diferentes.

Una normativa europea obligará al uso de nuevas denominaciones para todos los combustibles, bien sean derivados del petróleo bien sean biocombustibles.

Los diésel, para empezar, tendrán todos un logotipo cuadrado con una B en el centro, El B/ será el diésel normal, el B10 el Premium y el XTL el reservado para los coches que usan diésel sintético.

Los surtidores destinados a la gasolina estarán identificados con una E. El E5 se corresponderá con la 98 octanos y la E10 la de 95

Otros combustibles, como el hidrógeno o los derivados del gas aparecerán con sus siglas en el interior de un rombo.