La jornada previa al primer parón por selecciones, la séptima del calendario de la liga Asobal, traerá a la remozada pista del Angel Nieto a uno de los actuales representantes españoles en competiciones europeas, el Balonmano Logroño, ya sin su patrocinador de los últimos años. La cita está programada para las 19-30 horas de la tarde del sábado y se enfrentan dos equipos separados por tan solo un punto y metidos de lleno en la zona más baja de la tabla.

El cuadro riojano ocupa una sorprendente y poco habitual para él antepenúltima plaza de la clasificación; sin ir más lejos, hace un año estaba disputando la Champions y actualmente lo hace en la segunda competición continental. Hasta la fecha sólo ganó un partido de liga, en casa a Valladolid de 4 goles, y perdió todos los demás: con Barcelona (-7) y Cuenca (-4) en su pista, y en sus visitas a Irún y Cangas (-2), junto con la de Granollers (-3). En los últimos meses ha sufrido importantes transformaciones, aunque la creencia general es que, tras esos cambios, el paso del tiempo le colocará en el lugar que le corresponde. Edu apuntó al respecto que “verlos abajo habla del actual nivel de la competición, aunque tiene plantilla para estar mucho más arriba”.

El jugador Iñaki Gómez, quien también compareció en la rueda de prensa de este jueves, comentó en ese mismo sentido que “aunque esté ahora mismo ahí no es un equipo de nuestra liga”; si bien aseguró que “la confianza es lo que tenemos que buscar, la falta de acierto en ataque viene por esa falta de confianza, y la podemos recuperar en cualquier momento, esté quien esté enfrente”. Aludió también a la eliminación copera de la noche del miércoles en tierras segovianas, comentando que había sido “una noche muy larga”, y reconociendo que “aunque el resultado no era vital, sí queríamos hacer un buen partido e intentar ganar para coger sensaciones de cara a los puntos y a la liga”.

El entrenador Gª Valiente apuntó en ese mismo sentido que “hay que estar tranquilos y hacer lo que estamos diciendo que hay que hacer, después de una noche de insomnio, dura y difícil”. Aseguró que “nos dejamos la vida en cada partido y ahora mismo sólo pensamos en ganar a Logroño”, reconoció las deficiencias que está teniendo el equipo en ataque y en el transcurso de su intervención llegó a calificar el hecho de poder conseguir la permanencia como de “milagro”…

Por otra parte, Logroño es un equipo que le gusta practicar con cierta asiduidad  lo de jugar sin portero en sus acciones de ataque, y viene de ser derrotado en casa por el Barcelona, cuyo meta (Pérez de Vargas) logró 5 tantos con el marco rival desguarnecido por mor de esa táctica. Sobre esta cuestión el técnico pistacho comentó que “sabemos que Logroño es un equipo que le gusta arriesgar, hay partidos en los que juega 12 ó 13 minutos en total sin portero, hasta con 7 jugadores en pista, y vamos a dedicar una parte del entrenamiento a esa faceta”.

Con todos esos condicionantes, llega a Zamora un superequipo, con internacionales españoles, foráneos de alto nivel, y ante el cual el MMT intentará primero, recuperar su confianza como bien decían sus protagonistas, y segundo, poder acceder a su primer triunfo esta temporada. En caso de sufrir una nueva derrota el cuadro pistacho encararía el parón de la próxima semana por selecciones y disputado el primer cuarto de la competición a partido y medio de la teórica salvación de la categoría.

 

Compartir