La Catedral ha acogido este 30 de marzo la misa de hermandad de la Real Cofradía del Santo Entierro de Zamora. Una eucaristía en la que se ha recordado a los hermanos fallecidos y tras la cual se ha procedido a la bendición de medallones y su imposición a los nuevos hermanos y hermanas de la cofradía en presencia de la imagen titular.

Los actos de la Cofradía proseguirán mañana con la asamblea general ordinaria.