En relación al proyecto minero de extracción de wolframio-estaño denominado “Valtreixal” y planteado para la comarca de Sanabria, Ecologistas en Acción Zamora, ASCEL (Asociación para la Conservación y Estudio del Lobo), Plataforma para la Defensa de la Cordillera Cantábrica, GREFA (Grupo de Rehabilitación y Estudio de la Fauna), Pangea Verde, Circinaria-Estudio y Conservación, el Colectivo “Huerto del Pozo” y “Cryosanabria” han anunciado este jueves que están preparando un documento con alegaciones en contra de su puesta en marcha.
Además, desde esta asociaciones aseguran que el proyecto que se pretende desarrollar se ubica en una zona de alto valor ecológico incluida en su totalidad dentro de la Red Natura 2000, en concreto, dentro del ZEC “Sierra de la Culebra”, una zona protegida por Directivas europeas de trasposición obligatoria a los estados miembros.
Choca especialmente este proyecto con el punto 6.3 de la Directiva Hábitat: “A la vista de las conclusiones (…), las autoridades nacionales competentes sólo se declararán de acuerdo con dicho plan o proyecto tras haberse asegurado de que no causará perjuicio a la integridad del lugar”
En esta línea, este proyecto es además incongruente con la conservación de los numerosos valores naturales por los que se ha declarado el ZEC “Sierra de la Culebra” a nivel de la UE y contradice los postulados del documento de gestión de este espacio natural. De hecho, en el Anexo II del documento de gestión (presiones, amenazas y oportunidades de gestión) se considera como “negativo” “Minas y canteras. Explotaciones mineras, que pueden deteriorar algunos hábitats de interés y producir molestias a la fauna más sensible”.
Este proyecto además, está íntegramente planteado en el espacio natural “Sierra de la Culebra”, un refugio de relevancia ibérica y europea para el lobo ibérico.
Contribuye además de forma sinérgica a deteriorar un poco más, un territorio castigado en los últimos años por los incendios forestales (recurrentes en la zona), las infraestructuras viarias (que han generado enormes impactos en la zona ubicada en el norte), las concentraciones parcelarias y especialmente, por las explotaciones mineras a cielo abierto de extracción de pizarra.
Recuerdan las asociaciones que los proyectos mineros desarrollados en la Sierra de la Culebra en los últimos años han generado enormes e irreversibles impactos ambientales en el paisaje que además, no han sido restaurados, a pesar de que la legislación ambiental y minera lo obliga.