dav

El secretario general de Vox, Francisco Javier Ortega Smith ha visitado este martes Zamora para inaugurar la sede de su partido en la capital. Una visita, que como suele ser habitual en las comparecencias del dirigente del partido de ultra derecha,  no ha estado exenta de polémicas.

Ortega Smith se ha negado a retractarse por las acusaciones que hace un par de días realizó en torno a las conocidas como las ‘Trece Rosas’, a las que aseguró habían ejecutado por ser responsables de varias violaciones, torturas y asesinatos.

Apelando a su “libertad para opinar y pensar”, el líder de Vox ha asegurado que los historiadores dan versiones muy distintas sobre los hechos acaecidos en España en el siglo pasado y han asegurado que nadie “nos va a imponer su forma de ver la historia”.

Precisamente haciendo mención a esa forma libre y personal de ver la historia, Ortega Smith ha acusado al PSOE de ser el responsable del asesinato de 1.400 personas durante la revolución de Asturias en el año 1934, un levantamiento que el líder de Vox tachó esta tarde como una ‘golpe de Estado.

Smith aludió igualmente al político catalán Lluis Companys, del que criticó que tenga una avenida en Barcelona frente al Tribunal Superior de Justicia de Barcelona cuando era “un asesino que mando fusilar a 8.000 personas”.

El líder de Vox ha pedido que “se cuente toda la historia, y no solo una parte”.

También se ha referido a las subvenciones que reciben las organizaciones no gubernamentales. En este sentido, ha asegurado que solo está a favor de la eliminación de las subvenciones a los partidos políticos, los sindicatos y a aquellas ONG que solo son “chiringuitos” políticos dedicados a cuestiones ideológicas.

Ortega Smith ha defendido igualmente los fondos que el Estado entrega a la Iglesia al asegurar que hace una gran labor en materia educativa y de conservación y mantenimiento del patrimonio.