Las precipitaciones que avanzan las principales agencias meteorológicas siguen amenazando las procesiones de los días grandes de la Pasión, las que transcurren entre el Jueves y el Viernes Santo.

La jornada del Jueves Santo estará marcada por cielos nubosos con chubascos generalizados, que pueden ser localmente fuertes e ir acompañados de tormenta, al igual que el Viernes Santo.

Las lluvias abandonará la península el sábado, día en el que los cielos volverán a lucir despejados.