La fachada del Hotel Horus Zamora amaneció esta mañana con dos pintadas en contra de la formación política Vox. Una de las pintadas rezaba, “Vox ni en las urnas ni en las calles”. Una segunda pintada cargaba contra los responsables del hotel por servir de escenario para la convención constituyente del partido de Santiago Abascal en Zamora, “Aquí colaboran con fascistas”.

Ambas pintadas han desaparecido a lo largo de la jornada, aunque han sido motivo de comentario de numerosos vecinos que han pasado por la zona y que no han dudado en mostrar su disconformidad, o su acuerdo, con las pintadas.

Mientras que algunos vecinos mostraban su indignación por lo que consideran un signo más de intransigencia, otros se mostraban de acuerdo con vetar la presencia de Vox en el panorama político provincial. “No soy de Vox, ni siquiera voto al PP, pero esto me parece una actitud extremista con la que tampoco estoy de acuerdo” aseguraba un vecino de la capital mientras hacía una foto con su móvil de la polémica pintada.

El presidente provincial de VOX, Javier Alcina, se ha limitado a condenar las pintadas y a acusar a sus autores de “antidemocráticos”.

Según Alcina, “parece que solo son ellos los que tienen derecho a opinar, que los demás somos todos unos franquistas y que no tenemos derecho ni siquiera a celebrar una reunión”.

Para el presidente de Vox Zamora, este tipo de actos sientan un precedente peligroso, que a buen seguro tendrá su continuación cuando coloquen mesas informativas en las calles. “Seguro que tendremos que aguantar alguna provocación”.