El pleno de la Diputación Provincial de Zamora se ha saldado hoy con la aprobación de las cuentas y la valoración a su término de los portavoces de los diferentes grupos de estos últimos cuatro años de legislatura. Antonio Plaza, portavoz del grupo de diputados socialistas señalaba que la despoblación, la carencia de servicios y la falta de infraestructuras siguen siendo problemas latentes en la provincia.

“Ahora comienza una nueva etapa política de cambios”, ha afirmado Plaza quien deseaba “suerte” a todos los grupos en los pactos, animándolos a “trabajar con eficacia” por la provincia, reconociendo el trabajo de los alcaldes.

Respecto a los resultados de las elecciones, el socialista cree que el primer objetivo de su partido se ha conseguido al “romper la hegemonía del Partido Popular que ahora deberá afrontar con más humildad su trabajo en la Institución” porque “el PP venía sobrado y con un puntito de soberbia”, ha añadido.

Unos resultados que obligan al “diálogo y el consenso que va a estar presente en los próximos 4 años”, ha augurado.