El pleno de la Diputación ha aprobado esta mañana el presupuesto de este año, un proyecto económico dotado con 63 millones y medio de euros que ha contado con los votos favorables del equipo de gobierno y Tomás del Bien como concejal no adscrito. PSOE se ha abstenido e IU ha votado en contra.

Es la primera sesión plenaria en la que se ha escuchado a Tomás del Bien, que hasta ahora no había tomado nunca la palabra. Lo ha hecho para defender el presupuesto elaborado por PP y Ciudadanos. Considera que es un presupuesto “que inhala esperanza porque cambian la filosofía de la Diputación” y, añade, “por fin la inversión va a cargo de remanentes y se amplían y diversifican en diferentes líneas de actuación los planes provinciales, lo cual es celebrado por muchos alcaldes”.

La portavoz de Izquierda Unida, Laura Rivera, considera sin embargo, que es el peor presupuesto de la historia democrática de la institución provincial. No solo por el retraso acumulado que lleva en su aprobación sino porque olvida a la mayor parte de los ayuntamientos a la hora de planificar las inversiones y a esos se les ha dado «a dedo». Denuncia IU que el capítulo de inversiones se reduce en cinco millones de euros y se destina a subvenciones.

El portavoz del PSOE, Eduardo Folgado, justificó la abstención de su grupo alegando que algunas de sus propuestas han sido incluidas en un presupuesto que, de todas formas, apunta, «no introduce más cambios que los de haber sacado las inversiones para que sean financiadas con remanentes». Por lo demás, añade, es un presupuesto «continuista» con los realizados por Fernando Martínez Maillo y Mayte Martín Pozo.

El portavoz del equipo de gobierno, José María Barrios, defiende el presupuesto. Reconoce que en el documento figura un nivel de inversión menor, pero, añade, es un presupuesto “que posibilita la mayor inversión de la historia, a través de cuatro planes importantes” que la elevan hasta los doce millones de euros.

El presidente de la Diputación aseguró que se trata de unos presupuestos “responsables con el dinero público, inversores, igualitarios y ambiciosos”. Recordó que la institución provincial “podía haber hecho un corta y pega pero ha querido ser ambiciosa” y señaló que con unas cuentas equilibradas y con deuda cero, ahora hay que ser “extremadamente responsables y minuciosos con su administración”.

El pleno, bronco en muchas ocasiones, registró una llamada de atención de Requejo al portavoz socialista avisándole de que «debe guardar las formas» y evitar designarle como «copresidente» durante las sesiones plenarias.

También Tomás del Bien afeó esa conducta reiterada a Eduardo Folgado al que, además, animó a «trabajar más» por los intereses de su comarca «que para eso se le paga». La airada respuesta de Del Bien se produjo tras la insinuación de que el equipo de gobierno ha «comprado» el apoyo de del Bien dando al Ayuntamiento de Toro algunas inversiones.