El 6 de febrero se preestrena la película documental ‘Sender Barayón Viaje hacia la luz’ El hijo del novelista Ramón J. Sender se pone por primera vez ante la cámara para relatar la historia de su vida.

El 18 de julio de 1936, el escritor Ramón J. Sender, que el año anterior había obtenido el Premio Nacional de Literatura, aconsejó a su esposa, Amparo Barayón, que mientras él se incorporaba a la defensa de la República en Madrid, ella se desplazara con sus hijos a su ciudad natal, Zamora, porque “allí nunca pasa nada”. Al llegar a Zamora, Amparo encontró una ciudad dominada por los militares golpistas, que imponían un régimen de terror del que, en pocas semanas, serían víctimas dos de sus hermanos, Saturnino y Antonio Barayón. La propia Amparo terminó siendo detenida y asesinada el 11 de octubre, tras separarla de sus dos hijos, Ramón, de un año, y Andrea, recién nacida, que ingresaron en el hospicio. Poco después, Ramón consiguió recuperar a sus hijos y llevarlos consigo en el periplo de su largo exilio en los EEUU.

En diciembre de 1981, Ramón Sender Barayón, el hijo de Amparo, dirigió una carta abierta a la sociedad zamorana para averiguar las circunstancias de la muerte de su madre. Tras varios años de investigación en los que tuvo que afrontar los pactos de silencio y distorsiones de la memoria colectiva, su investigación dio como resultado el libro Muerte en Zamora, publicado en 1989 en los EEUU, y traducido después al español y al alemán.

Aunque la traducción española se publicó en 1990 en una editorial de gran difusión, en Zamora el libro fue silenciado en los medios de comunicación y condenado a una circulación casi clandestina. Las primeras reseñas en medios locales se publicaron con más de una década de retraso, y su tono despectivo respondía más a una voluntad de desacreditar la obra de Sender Barayón como lo que no pretendía ser –una fuente histórica- que a revelar la verdad que el autor no había conseguido descubrir. La consiguiente polémica tuvo consecuencias lamentables pero también el efecto de poner en valor Muerte en Zamora y propiciar su reedición (Postmetrópolis, 2017) enriquecida con nuevas aportaciones de historiadores del prestigio de Francisco Espinosa, Helen Graham y Paul Preston, que fue presentada en Zamora hace unos meses.

El acto del próximo día 6 pretende “reivindicar la figura, casi desconocida en su ciudad materna, de Ramón Sender Barayón, y por otra parte, homenajear a su madre, Amparo Barayón”, explican desde el Foro por la Memoria de Zamora, organizador del evento. Además de proyectar el documental realizado por Luis Olano, “contaremos con la intervención del profesor Fernando Primo, que en la década de los 80 colaboró con Ramón en su investigación en Zamora. Asimismo, recordaremos a Amparo Barayón con la ayuda de la pianista Elisa Rapado, que recuperará la faceta musical de Amparo con la interpretación de algunas de las obras que formaron su repertorio durante los conciertos y recitales que ofreció en Zamora y Salamanca, de los que conservamos programas fechados en 1922 y 1927”.

La entrada es libre hasta completar aforo