La Dirección General de Tráfico pone en marcha desde las 15:00 horas de este jueves 11 de octubre y hasta las 24:00 horas del domingo 14, un dispositivo especial de regulación, ordenación y vigilancia de los más de 600.000 de desplazamientos de largo recorrido que se prevén durante estos días en Castilla y León. En la provincia de Zamora, los desplazamientos previstos son 46.000.

El objetivo de dicho operativo es dar servicio y velar por la seguridad de los distintos usuarios de la vía, debido al incremento de desplazamientos que tendrá lugar por carretera durante los días del puente y del que disfrutarán miles de personas.

Según Pere Navarro, director general de Tráfico: “la DGT despliega este dispositivo con el fin de que los usuarios vean reforzada la seguridad vial  por cualquiera  de las vías por las que transiten. En definitiva, que sean días de ocio para los ciudadanos”.

Los principales destinos serán las zonas de descanso, turísticas de costa y montaña; desplazamientos de corto recorrido a zonas de segunda residencia y de ocio cercanas a núcleos urbanos y desplazamientos a poblaciones que celebran sus fiestas populares, principalmente en la Comunidad de Aragón.

Los problemas circulatorios más importantes se presentarán durante la tarde del jueves en las salidas de los grandes núcleos urbanos, para luego concentrarse a última hora de la tarde o primeras horas de la noche a las zonas de destino. El viernes por la mañana también se prevé tráfico intenso en las salidas de las grandes ciudades. Además, se prestará especial atención a los accesos y travesías de aquellas poblaciones que celebran festividades.

El sábado continuará el tráfico intenso en sentido salida de los grandes núcleos urbanos en trayectos de corto recorrido a zonas de ocio cercanas a las ciudades.

El domingo comenzará el retorno de dicha operación. Los problemas circulatorios se producirán en los grandes ejes viarios de comunicación: carreteras nacionales, autopistas y autovías, para ya a última hora de la noche trasladarse a las vías de acceso a los grandes núcleos urbanos.

Durante estos días se establecerán las medidas oportunas de ordenación y regulación del tráfico para evitar retenciones y garantizar la seguridad en las carreteras.

Operativo especial

Para llevar a cabo esta operación se ha establecido un dispositivo que cuenta con personal de la Dirección General de Tráfico y de otras entidades. Alrededor de 900 agentes de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil en Castilla y León , más de 90 funcionarios y personal técnico especializado que atienden labores de supervisión, regulación e información en los distintos centros de Gestión del Tráfico; además contamos con empleados de las empresas de conservación y explotación y de las vías en régimen de concesión dependientes de Ministerio de Fomento y del resto de los titulares de carreteras y personal de los servicios de emergencia, tanto sanitarios como bomberos.

Además de los medios humanos, la DGT, en Castilla y León, cuenta con sistemas instalados en las carreteras que permiten conocer el estado de la circulación y comunicar las incidencias a los conductores: 95 cámaras de televisión, 848 detectores, 160 paneles de mensaje variable y difusión a través del punto de acceso nacional de información de tráfico. También cuentan con un helicóptero que actúan en misiones de vigilancia desde su base de Valladolid.