Bares y restaurantes llenos. Casas de Turismo rural sin habitaciones. Las calles del pueblo, hasta los topes de turistas. La iluminación navideña de Puebla de Sanabria va camino de convertirse en todo un fenómeno turístico.

Si el fin de semana pasado el pueblo ya registró un notable incremento de visitantes, este fin de semana la afluencia de turistas ha sido aún mayor.

En la Plaza Mayor, a las seis de la tarde turistas y curiosos se arremolinaban por la zona esperando por el encendido de las luces. Unos minutos antes de las siete de la noche, a pesar de la lluvia y el frío, la plaza estaba a rebosar. A las siete, con las luces encendidas, la plaza se convirtió en un hervidero de gente tratando de hacer las fotos más bonitas y los selfies más espectaculares.

Calles y plaza atiborradas, familias enteras haciéndose fotos, parejas de jóvenes pugnando por hacerse un selfie con el ayuntamiento o la torre de la iglesia detrás.

Todo un espectáculo  solo comparable, en el caso de Puebla, a la celebración del mercado medieval que se celebra en verano.