Las imágenes de Jesús Resucitado y la Virgen de la Alegría han iniciado su recorrido desde la Iglesia Parroquial de Santa María de la Horta hasta la Plaza Mayor, donde la Virgen se ha despojado de su manto de luto para reencontrase con su hijo.

Al estruendo de las salvas de las escopetas anunciando la Resurrección, los pasos han hecho la Reverencia para proseguir juntos el camino de vuelta a su tempo de salida.

Una procesión de alegría que pone fin a los actos de la Semana Santa 2019 de Zamora. No sin antes, despedir la Pasión como manda la tradición en Domingo de Resurrección, con un ‘dos y pingada’.