La localidad zamorana de Robleda Cervantes volvió este lunes a ser el lugar más frío de España. Los termómetros se desplomaron esta madrugada hasta los 7,5 grados bajo cero, seguida de Molina de Aragón (Guadalajara) y Cuellar (Segovia), donde el mercurio apenas llegó a los siete grados bajo cero.

El frío, de todas formas, seguirá estando muy presente en esta localidad sanabresa dado que las previsiones de AEMET pronostican heladas fuertes durante los próximos siete días con mínimas de hasta ocho bajo cero.

En la capital, las heladas seguirán en los próximos días, aunque perdiendo intensidad, con mínimas que podrían estar entre uno y tres grados bajo cero.