El Zamora viaja a tierras burgalesas para enfrentarse al Real Burgos, con las bajas de Valle por sanción y Escudero por lesión, además de la lesión de larga duración de Perrini. Movilla tiene claro que al Real Burgos “no será sencillo generar ocasiones claras”. “Han cambiado muchos jugadores y tienen bastante variedad en cuanto a las estructuras técnicas” ha apuntado sobre el rival.

También ha hablado sobre jugar en césped artificial, el cual condicionará el once inical del partido: “Queremos identificar los puntos en los que creemos que podemos hacer daño y, a partir de ahí, elegiremos a los once, con el convencimiento de que será competitivo, sea cual sea”. Para ello cuenta con los dos fichajes rojiblancos de invierno, Ordoñez y Mapisa, que ya tienen la ficha tramitada y podrían entrar en la convocatoria.

Por su parte, Rubiato ha dejado claro ante la prensa que su objetivo es “que llegue junio y consigamos el objetivo marcado” y que el objetivo del equipo es mas importante “que yo marque goles”. En cuanto a la mentalidad del grupo, Rubiato hizo hincapié en que el equipo “no se siente invencible” y que trabajan y disfrutan día a día “pero con la cabeza en su sitio”.