La Gerencia Regional de Salud ha puesto en marcha este verano un proyecto piloto en 21 centros de salud de Castilla y León -con la idea de extenderlo progresivamente a todos los demás a partir de octubre-, denominado ‘Consulta no presencial a demanda en Atención Primaria’, que tiene como objetivos principales facilitar la atención a aquellos usuarios que tengan problemas para acudir a una consulta presencial y agilizar las consultas en los centros de salud, dando respuesta así a una demanda social.

El modelo de consulta no presencial se ha implantado en un principio en las agendas de médicos de familia y pediatras, para ir añadiendo más adelante a otros profesionales que trabajan en Atención Primaria.

“La idea es ofrecer al usuario mejores alternativas de acceso a los servicios, más acordes con sus necesidades y expectativas, facilitando el seguimiento proactivo del paciente en el domicilio”, según explican desde la Consejería de Sanidad de la Junta de Castilla y León.

La agilización de las consultas se hará conservando la misma capacidad de respuesta en la asistencia (tiempo dedicado, registro de datos clínicos, etcétera), y permitirá disminuir las interrupciones en la consulta por llamadas telefónicas no programadas de los usuarios.

Entre los motivos previstos para la utilización de este nuevo servicio está: la atención de problemas leves, seguimiento de crónicos, consultas relacionadas con la receta electrónica, comunicación de resultados de pruebas complementarias, actuaciones de educación sanitaria o consejo sanitario.

En esta primera fase el proyecto se ha implantado en un total de 21 centros de salud urbanos y semiurbanos hasta el mes de octubre. El sistema se activó el pasado 4 de julio y desde el inicio del proyecto se han gestionado 3.480 citas no presenciales en los centros de salud piloto de cada área de salud.

Así, en Ávila se han registrado 114; 161 en Burgos; 168 en El Bierzo; 225 en León; 1.269 en Palencia; 294 en Salamanca; 150 en Segovia; 11 en Soria; 539 en el Área Valladolid Este; 401 en el Área oeste de Valladolid; y 148 en Zamora.

A la finalización del periodo establecido para el pilotaje se realizará una valoración del proyecto, con la finalidad de analizar los problemas que hayan podido ocurrir y establecer los mecanismos de mejora. A partir de octubre, el proyecto se irá escalando de forma gradual para hacerlo disponible a todos los ciudadanos, incorporando en primer lugar la totalidad de los centros de salud urbanos y semiurbanos, incluyendo las consultas de enfermería, y posteriormente los centros de salud rurales.