Tras una semana de actos festivos de todo tipo, el barrio de San Isidro ha celebrado este martes el día grande las fiestas con la celebración de la procesión del santo y la bendición de los campos y la subasta de la rosca.

Como en años anteriores, la procesión ha salido de la iglesia del Espíritu Santo, para llegar a la zona del paseo de la Concha, la calle Pisones, el aparcamiento de la Frontera para regresar al templo de salida, donde los romeros han celebrado una merienda de hermandad.