El nuevo modelo asistencial propuesto por la Junta de Castilla y León para el medio rural, por el momento, solo se aplicará en la comarca zamorana de Aliste. Así lo ha confirmado esta mañana de martes la consejera de Sanidad, Verónica Casado, quien ha dejado claro que por el momento este proyecto piloto se aplicará en Zamora y que será dentro de unos meses, cuando se extraigan conclusiones sobre los efectos de la reordenación aplicada en Aliste, se extenderá a otros lugares de la comunidad.

La consejera ha insistido en que no se cerrarán consultorios y que la asistencia médica seguirá garantizada para todos los vecinos de la zona. Casado ha hablado de una cierta “demagogia” a la hora de tratar este asunto por parte de partidos políticos y vecinos y han insistido en que se trata de facilitar una mejor atención médica y racionalizar los recursos.

Según los datos que maneja la Junta, en Aliste hay 4735 tarjetas sanitarias, pertenecientes a 13 municipios. La zona cuenta en la actualidad con un solo centro de salud y 54 consultorios. Cuando se aplique la polémica reforma propuesta por la Junta, se habrán puesto en marcha entre 3 y 8 consultorios médicos de referencia atendidos por dos o más médicos, que estarán diariamente en sus consultas y siempre dispuestos para atender urgencias.

El objetivo de esta reforma, que por el momento cuenta con la oposición de alcaldes y vecinos, es garantizar la atención médica a todos los pacientes, aunque estos tengan que desplazarse a los consultorios de referencia, todos los días de la semana y racionalizando las consultas.

Sanidad ha insistido en que las enfermeras no pasarán consultas en solitario y que solo realizarán las funciones para las que se han formado.