La Consejería de Sanidad ha solicitado a la privada retrasar o suspender toda actividad programada o ambulatoria y permanente información sobre recursos disponibles

La Alianza de la Sanidad Privada Española (ASPE), patronal que representa a más del 80% de los hospitales privados, ha confirmado que existen mesas de coordinación diarias para analizar el estado de evolución del COVID-19 y gestionar los recursos.

Desde ASPE, comentan que «existe una total comunicación entre sanidad pública y privada desde el primer momento» y que la Consejería de Sanidad ha solicitado a la privada retrasar o suspender toda actividad programada o ambulatoria y permanente información sobre recursos disponibles.

Por lo general, los hospitales privados de toda España se encuentran desprogramando la actividad médica ordinaria no preferente en la batalla contra el coronavirus y detectando y reuniendo todos los recursos disponibles útiles en la crisis.

En concreto, la sanidad privada se encuentra atendiendo de forma aproximada a 970 pacientes hospitalizados, aproximadamente 80 de ellos en Unidades de Cuidados Intensivos, tras haber registrado más de 1.800 casos positivos por test de COVID-19. Hasta el momento se han producido 30 fallecidos en los centros de titularidad privada.

Según la última información del Ministerio de Sanidad, se encuentran hospitalizados el 46% de los casos, 5.136 personas, de los que 563, los más graves, permanecen ingresados en Unidades de Cuidados Intensivos (UCIs). Esto implica que en la actualidad la sanidad privada atiende al 18,9% del total de pacientes hospitalizados, al 14,2% de los ingresados en UCIs y ha registrado el 6,1% de los fallecidos por la enfermedad.