Desde la Consejería de Sanidad han manifestado su “profundo respeto” a quienes hoy se han manifestado por las calles de Valladolid reclamando mejoras en la sanidad pública, “para lo cual se está trabajando día a día”, señalan.

“Deben atenderse desde la Consejería todas las propuestas y opiniones de los ciudadanos, las de quienes se manifiestan y las de quienes se expresan de otras formas. Así pues, tomamos en consideración la opinión de los usuarios; y para ello tenemos en cuenta también los indicadores del Barómetro Sanitario, que ponen de manifiesto un grado de satisfacción razonable -7,07 en el año 2018, que mejora el dato del año anterior-, especialmente por parte de quienes utilizan el sistema sanitario público”, han comunicado.

Aluden también a los informes de la Federación de Asociaciones de defensa de la Sanidad Pública, que en su Informe 2018 “sitúa el Servicio de Salud de Castilla y León como el tercero mejor del conjunto de las comunidades autónomas”, incidiendo en que “muchas de las plataformas convocantes forman parte de esa Federación”.

Por último, se toman como “obligación”, analizar esos documentos y escuchar las reclamaciones de quienes se manifiestan. Y, expresan la necesidad de  “seguir trabajando para garantizar una atención sanitaria de calidad y resolver el principal problema que tiene hoy la sanidad en España y en Castilla y León: el déficit de médicos, algo que se constató  por parte de muchos consejeros esta misma semana en la reunión de la Comisión de Recursos Humanos con la ministra”.