Ahora que se inicia el curso escolar en la Comunidad, el Sindicato de Enfermería, SATSE, en Castilla y León reitera la necesidad de que todos los centros escolares de esta Autonomía cuenten con una enfermera por ser un profesional clave para la atención directa a niños con necesidades sanitarias y socio sanitarias en el centro educativo y para la promoción de la salud entre los niños y adolescentes.

SATSE critica también que pese a la relevancia de la enfermera escolar para la salud de los niños, la Junta de Castilla y León, a través de las consejerías de Sanidad y Educación, no parezca darle la importancia que tiene a esa dotación de enfermería en los centros escolares, ya que la mayoría de los mismos sigue sin contar con enfermera.

SATSE considera insuficiente la cifra aportada hace unos días por la consejera de Educación de tres centros escolares solicitantes de una enfermera escolar este curso, dado el número de escolares con que cuenta la Comunidad (347.987) y recuerda que ya criticó en abril pasado que la Orden que establece medidas dirigidas al alumnado escolarizado en centros educativos sostenidos con fondos públicos de la Comunidad que presenta necesidades sanitarias y socio sanitarias, no cite a los profesionales enfermeros ni parezca contar con ellos, pese a que son los que directamente asumen esa asistencia a los escolares, como tampoco deja claro cómo se seleccionarán esas enfermeras, qué contratos se harán para ello, etc.

El Sindicato de Enfermería SATSE ha trabajado en los últimos años para que los escolares que necesitan asistencia sanitaria en el centro educativo cuenten con ella a través de la figura de la enfermera escolar, y ha sido el impulsor de esta medida. De hecho, junto al Foro Español de Pacientes, FEP; el Sindicato Independiente de la Enseñanza Pública ANPE, y la Federación Española de Diabetes, FEDE, SATSE constituyó la Plataforma Estatal de Enfermera Escolar para acabar con la “gran asignatura pendiente” de los sistemas sanitario y educativo de nuestro país y lograr que los niños, niñas y jóvenes, profesores y padres y madres se beneficien de la labor asistencial y de prevención y educación para la salud de las enfermeras y enfermeros.

Un asunto preocupante, según SATSE, es que esa normativa deje en manos de los docentes (34.209 en Castilla y León) la administración de medicamentos. Una responsabilidad que se les ha impuesto, la de proporcionar una atención sanitaria, para la cual no están formados ni tienen competencias, con las posibles consecuencias legales que esto puede desencadenar para ellos mismos y para los niños y jóvenes.

Sin embargo, pese a ser clave la figura de la enfermera escolar para la atención directa a niños con necesidades sanitarias y socio sanitarias en el centro educativo y para la promoción de la salud entre los niños y adolescentes, se deja a la enfermería fuera de la citada Orden y no aparece reflejada en su articulado, como si no fuera esencial en esa asistencia.

Además, el Sindicato de Enfermería critica la falta de concreción de las medidas a llevar a cabo y el papel de las enfermeras en ellas. Para ello, recuerda que cuando en el artículo 3 de la Orden citada se alude a la coordinación de los recursos que intervienen en esa atención al alumnado o de la “intervención profesional” desde distintos ámbitos como el sanitario, no se hable en momento alguno de qué profesionales se trata o si se tiene en cuenta a las enfermeras. Lo mismo ocurre con las modalidades de intervención (artículo 6 de la Orden), de las que dice textualmente y de un modo muy general: la “Atención indirecta, a través únicamente del establecimiento de orientaciones y pautas por los profesionales que proceda…”.

Habla la Orden de servicios sanitarios que se coordinarán con el centro educativo, pero SATSE se pregunta ¿de qué profesionales se trata?, como tampoco aparecen reflejados los profesionales enfermeros en la Comisión técnica regional que coordine las actuaciones.

Además de asistencia, educación para la salud

SATSE Castilla y León lleva tiempo demandando que los colegios de la Comunidad cuenten con una enfermera y considera que se deben contemplar todas las posibilidades que supone contar con una enfermera en los centros educativos, ya que el profesional de Enfermería debe desarrollar múltiples actividades que se centran también en la promoción de la salud de los más pequeños, los jóvenes y las familias -y por tanto, implicar un gran beneficio para ellos en cuanto a prevención de dolencias, drogadicciones, educación sexual, etc.-, así como la prevención de la enfermedad, medidas que a largo plazo supondrán una importante disminución del gasto sanitario. Sólo hay que observar los recientes datos de obesidad creciente entre los niños y adolescentes españoles para ver lo acertado de que los centros educativos cuenten con este profesional que ayude a los niños a cuidar su salud.