El sindicato considera que la reducción de las medidas de prevención ha motivado el incremento de positivos entre los profesionales

El Sindicato de Enfermería Satse ha denunciado ante la Organización Mundial de la Salud que las autoridades competentes españolas han ido rebajando paulatinamente las medidas de prevención de riesgos laborales sin respaldo de ninguna evidencia científica, “para ocultar su tardía y presuntamente negligente actuación a la hora de poner a disposición de los profesionales los equipos de protección necesarios para hacer frente de manera segura al Covid-19”.

Esta denuncia se incluye en el informe que el presidente nacional del sindicato, Manuel Cascos, ha remitido al director general de la OMS, Tedros Adhanom, y en el que se detalla de manera pormenorizada la evolución de la pandemia en nuestro país, “así como las conclusiones de la organización sobre la pésima gestión realizada por las autoridades sanitarias competentes que ha sido determinante para que España sea el país del mundo con más profesionales sanitarios contagiados de Covid-19, 14 de los cuales han fallecido”, según informa el sindicato en un comunicado.

En las más de 40 páginas del informe se analizan los hechos acaecidos desde principios de año y que, a juicio de SATSE, demuestran que el rápido avance del virus en España se ha producido, principalmente, “por la incompetente actuación del Gobierno español al desoír continuamente los llamamientos realizados por la OMS, así como por otros organismos e instituciones internacionales, que pedían que se adoptasen las medidas adecuadas para reducir su propagación, como la detección de las personas enfermas, el seguimiento de los contactos, la preparación de los hospitales y otros centros sanitarios para gestionar el aumento de pacientes y proteger a los profesionales sanitarios”.

En lo que se refiere a los equipos de protección, el sindicato concluye que el Gobierno de España “no ha hecho caso, hasta en cinco ocasiones, a las recomendaciones efectuadas por la OMS, y ha optado por ir rebajando progresivamente las exigencias de las medidas protectoras en los protocolos establecidos por el Ministerio de Sanidad, intentando así paliar el desabastecimiento generalizado de equipos con el que se encuentran los profesionales sanitarios para hacer frente a la pandemia”.