El juicio iniciado este jueves en el Juzgado de lo Penal de Zamora contra el presidente de la asociación Lobo Marley, Luis Miguel Domínguez, y otros cuatro integrantes del colectivo despertó una gran expectación en el edificio de Los Momos.

Además de una inusual presencia en los juzgados de medios de comunicación nacionales, una veintena de seguidores acudió hasta la capital zamorana para arropar a los acusados de haber destruido varias casetas de caza situadas en la Sierra de La Culebra.

Identificados con camisetas con la imagen de la asociación naturalista, defendieron la actuación de la asociación Lobo Marley argumentando que “no hay delito al tirar unas casetas ilegales donde se está matando lobos de forma ilegal, eso sí es lo que hay que juzgar”.

Entre los seguidores se encontraba el padre de Luis Miguel Domínguez quien señaló que “es imposible que haya hecho nada malo” porque desde pequeño su único interés han sido los animales.

Quienes esperaban en el interior del palacio de Justicia a que se iniciara la vista oral, aseguraron que su intención al apoyar a los integrantes de Lobo Marley es poner de manifiesto que “está fuera de lugar que el lobo no esté protegido”.

Los defensores de Lobo Marley sostienen que las casetas que se encuentran en el monte no están destinadas a la simple observación o la vigilancia. “Si fuera así no tendría sentido que justo delante se eche carroña y carne, para vigilar el campo hay otros sistemas”. Así se pronunció una mujer que reconoció que en sus 79 años de vida jamás ha visto ese sistema de control.

Además, añadieron que los ganaderos no tienen razones para oponerse a la protección del lobo. “Tienen un riesgo como en todos los negocios y si el lobo es especie protegida por lo menos hay indemnizaciones, pero en la mayoría de los casos se descubre que los ataques son de perros asilvestrados, no de lobos”.

Pusieron de manifiesto, además, el dinero que se mueve en torno a la caza del lobo. ”Cuesta 15.000 euros llevarse a casa un trofeo de una cabeza de lobo”, apuntó uno de los integrantes del grupo de seguidores.

Compartir