Siete crucificados han acompañado al Cristo de la Agonía o Expiación sobre andas en la procesión de la Hermandad Penitencial de las Siete Palabras. Completando el cortejo, siete estandartes con las palabras que pronunció Cristo antes de morir:

Padre, perdónalos, porque no saben lo que hacen

Yo te aseguro: hoy estarás conmigo en el paraíso

Mujer, ahí tienes a tu hijo. Ahí tienes a tu madre

¡Dios mío, Dios mío! ¿Por qué me has abandonado?

Tengo sed

Todo está cumplido

Padre, en tus manos encomiendo mi espíritu

El silencio ha inundado la noche zamorana, únicamente roto por el sonido de los tambores. El desfile procesional ha realizado su parada en la Plaza de Viriato para llevar a cabo el acto de lectura de las Siete Palabras. Un último suspiro, en la negra noche zamorana, del Cristo de la Agonía que refleja en su rostro la crudeza del momento.