La Delegación Territorial de la Junta de Castilla y León realizó esta mañana un simulacro de incendio con el objetivo de mantener a los trabajadores de la administración regional ‘entrenados’ en los correspondientes planes de evacuación del edificio.

A primera hora de la mañana saltaron las alarmas y todos los trabajadores de la Delegación acudieron siguiendo las instrucciones previstas hacia las vías de evacuación del edificio llegando la práctica totalidad del personal a la calle en poco más de dos minutos.

En el simulacro, del que no estaba avisados los trabajadores, participaron varias dotaciones de Bomberos de la capital, que con sus trajes de faena recorrieron el interior de la Delegación Territorial simulando una emergencia.