Tal y como apuntaban las previsiones meteorológicas, la lluvia ha hecho acto de presencia y la procesión de la Real Cofradía del Santo Entierro no ha podido desfilar por las calles de Zamora este Viernes Santo.

Con la tristeza en sus caras, los cofrades agolpados a las puertas del Museo de Semana Santa, han recibido la noticia de la suspensión de la procesión arropados por el público, que esperaba la salida de los doce pasos y que ha tenido que hacer uso de los paraguas para protegerse de la lluvia que ha empezado a caer sobre las 16:30 horas.

Una estampa triste que ha dejado a la ciudad sin poder presenciar el paso de la Magdalena, la Conversión del Centurión, la Lanzada o el Longinos, el Santísimo Cristo de las Injurias, el Descendimiento, la Piedad, el Descendido, la Conducción al Sepulcro, San Juan y Nuestra Señora, el Retorno del Sepulcro, el Santo Entierro (la Urna) y la Virgen de los Clavos.