La falta de jugadoras sobre el campo ha obligado a los árbitros a suspender este domingo el partido que enfrentaba a Amigos del Duero y la Arandina.

El equipo burgalés se presentó ya muy mermado en la Ciudad Deportiva. Arrancó el partido con diez jugadoras.

La primera parte fue un monólogo de las jugadoras amarillas, que marcaron cuatro goles en los primeros 45 minutos al aprovechar otras tres bajas de las jugadoras visitantes.

En la segunda parte, en el minuto sesenta, el árbitro ante la lesión de otra jugadora de la Arandina decidió suspender el partido, que para entonces el Amigos del Duero vencía por 7 goles a 0.