Todo está listo en el Juzgado de Menores para la celebración del juicio en el que comparecerá como acusado el joven de 17 años acusado de la violación y asesinato el pasado mes de mayor de la joven Leticia Rosino en la localidad de Castrgonzalo.

En Menores se trata de blindar el inmueble y las salas que se emplearán para el juicio para evitar que trascienda ningún detalle de una vista oral en la que hay que recordar su juzgará a u menor, cuya identidad y detalles del juicio están expresamente protegidas por la ley.

A pesar de los esfuerzos del Juzgado por cerrar el juicio a la vista de cualquier mirada o micrófono indiscreto, lo cierto es que no podrán evitar que en la calle Regimiento Toledo, donde se sitúa el inmueble que acoge esta instancia judicial, se manifiestan familiares y amigos de la víctima para pedir un endurecimiento de las penas.

En estos días previos a la vista, el entorno de la joven asesinada se ha movilizado en las redes para pedir que la gente se concentre a las puertas del juzgado para recordar a la joven asesinada y también para pedir el endurecimiento de las penas.

Consideran que la pena máxima a la que puede ser condenada el menor, ocho años, cuatro o cinco de los cuales podrían cumplir en un centro de menores, es una medida insuficiente para castigar un crimen tan monstruoso como el cometido en Castrogonzalo.