Desde FESP-UGT Zamora, critican que la salida de las bolsas de empleo de la Junta «llegan tarde»

Decepción. Con esa palabra ha definido Tomás Pérez Urueña como se encuentran los empleados públicos con la Junta de Castilla y León tras no acatar el acuerdo firmado en mayo de 2019 sobre la implantación de la jornada de 35 horas. Según este acuerdo, en octubre debería haberse recuperado las 35 horas, pero «la Junta decidió de forma unilatareal y anunció a los medios, no a los sindicatos, que no iba a cumplir el acuerdo», recuerda Pérez Urueña.

«Desde octubre no cumplen el acuerdo, desde noviembre no negocian con los sindicatos, pero cada vez que hablan con la prensa no hacen más que decir que están negociando», comentaba, añadiendo que «nos entretiene con la carrera profesional»  y que «ahora culpa a las elecciones sindicales».

Por su parte, Francisco Estravis ha criticado que la convocatoria de las bolsas de empleo, que se hacía pública en los últimos días, «llegan tarde», ya que «están agotadas desde hace años». Estravis denunciaba también que las fechas que establecen las bolsas de empleo harán que «no se cubran las vacantes cuando se se deben cubrir».