La Asociación de Trabajadores Autónomos y Dependientes de Castilla y León (TRADECyL) vinculada a Comisiones Obreras ha reivindicado hoy la mejora de las condiciones laborales y de vida del colectivo, especialmente los trades (autónomos que realizan una actividad para un cliente del que dependen económicamente, al menos el 75% de sus ingresos), basándose en un estudio elaborado a finales del año pasado en el que se pone de manifiesto la realidad de los trabajadores autónomos.

Rosa Eva Martínez, delegada de TRADECyL, ha explicado que el trabajo autónomo ha registrado un aumento progresivo en los últimos años. En Castilla y León, hay 128.022 autónomos, de los cuales 89.427 son hombres y 38.585 mujeres, siendo la Comunidad junto a Castilla-La Mancha con menor proporción de mujeres en el total de sus trabajadores autónomos. Rosa Eva ha destacado también el envejecimiento del colectivo ya que el 40,5% tienen de 40 a 54 años y el 33,1%, 55 años o más.

Por último, desde la asociación hacen una propuesta reivindicativa en la que solicitan la mejora de las condiciones laborales de los autónomos dependientes, tanto de tipo profesional como jurídico, fiscal o de protección social; el desarrollo del nuevo Estatuto del Trabajo Autónomo en materia de negociación colectiva y de representación o, en su defecto, impulsar un nuevo marco legal que lo regule; la modificación del Régimen Especial de Trabajadores Autónomos (RETA) vinculando las cotizaciones a los ingresos reales; el acceso fácil y rápido a prestaciones en las mismas condiciones que cualquier trabajador por cuenta ajena; potenciar las políticas activas para la creación de microempresas y autoempleo; simplificación de los trámites para la creación de empresas; ampliación del IVA reducido a nuevas actividad y reformulación de los módulos para declaración del IRPF; acceso fácil a la formación; posibilidad de contratación de cualquier familiar sin más impedimento que cualquier otro trabajador; y facilitar el relevo generacional del trabajo autónomo en el medio rural.